Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Se nos acaba el tiempo.

por Persona Equis

Hoy desperté nuevamente contigo. Estiraba mi cuerpo, con los ojos cerrados. Enseguida sentí tu mano sujetando la mía y sonreí... Pasamos toda la ma~ana abrazándonos de distintas formas. Siempre buscando nuestras manos, sujetándolas. Un beso en la frente, en el cuello, en los hombros y otra vez juntábamos nuestras manos, en silencio y con los ojos cerrados.

Y se nos acaba el tiempo.

Dios está entre nosotros, en este amor que nos entregamos desde que nos conocemos. Por muy loco que parezca, siempre estoy platicando con Él. Cuando me confirmaste que te irás tuve tanta rabia. Nuevamente tenía que despedirme de este amor que ha crecido dentro de mí. Estás que te vas desde hace 5 días y Dios, a quien no me he atrevido a reclamarle, a quien le he dicho que confío en sus motivos, me ha regalado más tiempo contigo.

Estos últimos días, los últimos que estarás en este lugar, los has gastado conmigo. No puedo ser más afortunada. Es Dios regalándonos tiempo. Yo voy a pasarlo tomándote de las manos, abrazándote, mirando mi reflejo en tus ojos.

Me has dicho que en tres semanas más comenzará a sentirse la primavera. Para mí, aún así pasen los meses, será invierno en mi corazón: tu ya no estarás aquí y me harás tanta falta. Me has dicho lo mucho que te gusto en las ma~anas. Me has dicho... Me has dicho..

Quiero saber en dónde estará este amor que siento por tí dentro de 5 a~os, donde estarás tú, quién se reflejará entonces en mis ojos. Siento como si me hubieses faltado toda la vida, y con seguridad me faltarás hasta el día que me muera. Y probablemente no pueda recordarte.

Bus M23 con destino a Lämmersieht. El tren amarillo en dirección a Barmbek. Tu cuarto color verde, tu nariz grande, tu piel manchada, tus hermosas piernas y tus labios que no saben besar. Tu olor, tu cabello, tus entradas... Tu risa. Todas esas escaleras que tenía que subir hasta llegar a tí. Tu compa~ero de depa, tu parca verde, tu música. tu forma de abrazarme.

Sabes que te deseo todo lo mejor en esta vida. Mi corazón quisiera congelar para siempre mis momentos junto a tí, pero ya no habrá ni tiempo ni espacio para lo nuestro, solo un reloj que corre hacia atrás, marcando el poco tiempo que nos queda.

Ya no necesito saber que me amas ni tampoco necesito saber si fui importante en tu vida. Ahora lo sé y lo fui. No tuviste que decir nada, fueron tus manos, tus ojos y tus besos los que te han delatado.

Hace días que me he enfermado de una terrible pesadez en el pecho. Cada que me acordaba de tí y de que te vas, me dolía el corazón. NO exagero, pero era como una daga atravezada en mi pecho. Tenía tanto miedo, tristeza, angustia. Mi mundo se desvanecía nuevamente. Pasé una semana tan terrible, llena de dolor y desesperación. Hablé con Dios, le dije que no entendía porqué te llevaba lejos de mí, pero que sabía que era lo mejor para tu futuro. Que finalmente aunque te quedaras, yo me iba a ir... Pero deseaba tanto en mi corazón que me pidieras que me quedara contigo.

Me has dicho entre risas y tonterias que me vaya contigo a Frankfurt. Fue una aparente broma que no supiste adecuar, pero sé cuáles han sido tus motivos. También estás rebelado, quisieras seguir conmigo y acampar juntos o irnos en bici a Dinamarca... O flotar en tu colchón inflable en el Alster... Y ya no habremos de hacer nada de eso. Así que cuando entre broma y broma me has dicho que me vaya contigo a Frankfurt, había trazos de dolor y decepción en tus palabras, pero por más que queramos estar juntos, el tiempo se nos acaba. Y no, no hay un futuro para nosotros en esta vida.

Tal vez en un universo paralelo, tal vez cuando estemos muertos habremos de vernos en el otro lado. Tal vez será hasta entonces que volvamos a tomarnos de la mano, mi amor.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post