Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

If it is meant to be then it will be...

por Persona Equis

Quisiera poder grabar en alguna parte de mi vida o de mi cuerpo, todo lo que he vivido contigo. Cada segundo poderlo hacer infinito.

Comenzaré diciendo que no esperaba celebrar el 14 de febrero con nadie. Me vi a mi misma sola. Estuve frente a mi laptop todo el día, escribiendo uno de mis trabajos para la maestría, y pensaba en tí. Tu me llamaste por la tarde para que nos viéramos en Trude, a ese lugar en el que ya habíamos estado juntos, el 8 diciembre, recuerdas? Era el cumplea~os de nuestra amiga en común, apenas teníamos dos semanas de conocernos.

Pues llegué a Barmbek y quedamos de vernos frente al Globbetrotter. Mientras caminaba hacia el edificio te vi montado en tu bicicleta, tu mirada fija en mí, pensando. Yo te vi y sonreí. Te bajaste, nos tomamos de las manos y nos besamos. Luego caminamos juntos hacia Trude, tu sangrabas de tu dedo, me contaste cómo te habías lastimado. Tu y tu parca verde, tus jeans, tus tenis... Yo de tacón, de negro, cabello suelto, como siempre. Llegamos al lugar, nos sentamos frente a frente, recuerdas que me preguntaste qué pensaba de la mesa?... No supe qué decir, pero tu dijiste sin chistar que te gustaba.

Pediste un club sandwich, ambos tomamos cerveza. Luego pediría unas papas fritas con jalape~os. Desarrollamos una costumbre de platicar maravillosamente sobretodo, conspirábamos, hacíamos bromas, criticábamos las noticias, a mis compa~eros de la maestría, a tí y a mí, te reías de mi, me reía de tí, me hacías pensar, te hacía pensar... Reíamos. Nos tomábamos de las manos, nos mirábamos a los ojos. Fumábamos.

Caminamos hacia tu casa, tomados de las manos, tu lleando tu bicicleta. Recibiste correo sobre tu examen, subimos las escaleras, llegamos a tu departamento. Tu habitación ya sin muebles y el colchón en el piso, y todas tus cosas en cajas, esperando.

Platicamos, hicimos el amor, nos besamos y abrazamos tanto. Es que, no logro recordar los detalles por que te extra~o tanto! Despertamos juntos, café, cigarro, plática y un adiós.

El domingo me fui a pie hasta tu casa, fue hermoso, porqué no lo había hecho antes si vivimos tan cerca?, porqué diablos tenía que conocerte ahora que te vas?, porqué había de conocerte si lo nuestro no iba a florecer?, porqué?... Llegué después de terminar mi trabajo escrito de la maestría, eran como las 3 de la ma~ana. Dormimos juntos, tomados de las manos.

Pensar en tí, en nosotros... Es tan insoportable este dolor... No puedo más.

Me fui a comenzar mi periodo de tesis, fue bueno que todo pasara ahora que comienza una nueva etapa incluso para mí en la maestría, pero es que me he acostumbrado tanto a tí. Me llamaste y fui nuevamente a pie hasta tu casa. Reímos, platicamos, fumamos, vimos la película del Juez. Hicimos tantas bromas. Platicamos de tus hermanos, de tus padres, sobre alimentación, sobre tus abuelos. En lo que me decías hay mensajes hacia mi: ahora que ya no estaré, llámame, el teléfono funciona en dos vías.

Y despertamos juntos, y dos días no hubo necesidad de hacer el amor, solo, estar juntos. Besarnos, abrazarnos y volvernos a abrazar y a besar, prepararme café como todas las ma~anas, enrollar cigarros, escuchar musíca... No olvidaré tu cara, ese pesar que se sentía en el pecho cuando respirabas y del que querías librarte respirando profundo, suspirando. Me mirabas, me besabas, me abrazabas fuerte onías canciones que hablaban de amor y despedidas. Yo solo te disfruté, reí, te besé, te dije que todo va a estar bien, que confíes en tí, que vas a lograr lo que te propones en la vida, que vas a tener éxito, que confíes en tí, lo inteligente y maravilloso que eres.

Te quise decir te amo, pero gracias a Dios no te lo dije. No te dije nada, tal vez lo esperabas, pero no lo dije. Recuerdo que me preguntaste si querias que nos vieramos ma~ana, yo te dije que por las cuestiones de tu mudanza, que mejor te concentraras en lo tuyo y que quizas, si habia tiempo, desayunaramos juntos, que me llamaras, pero que no era necesario vernos, que algún dia volveríamos a vernos, eventualmente tal vez en mi graduación o después de muertos, tu dijiste un par de cosas con la mirada esquiva y perdida, como no queriendo hacer promesas que no lograrás cumplir. Luego me dijiste que no encontrabas palabras que no sonaran a despedida, te dije que no necesitábamos eso, que habías hecho muchas cosas hermosas por mí, que eres maravilloso, que me la pasé muy bien, que era divertido e inteligente, te besé, te dije que no necesitábamos de ningún discurso de despedida, que estaba bien así. Te dije ven aquí, te abracé, te besé.

Toda la ma~ana me entretuve con tu cabello, tus piernas, tu piel, tus manos, tus labios.

Me alisté y ya para salir de tu departamento te pusiste junto a mí, nos aferramos nuevamente a nuestros brazos, nos besamos, era como si quisieramos cambiarlo todo, desaparecer y solo quedarnos allí, besándonos y abrazándonos.

Pensé en decirte te amo, tu querías decirme cosas y al mismo tiempo te controlaste tanto, y fue mejor así, agradezco que no lograste articular ninguna palabra, esta despedida sería mucho más difícil aún si tu me hubieras dicho lo que sé que sientes por mí. Miré en tus ojos, ese paraíso verde y sol en el que me ví muchas veces. Besé tu nariz, esa que tanto me gustaba, tu boca, acaricie tus brazos, nos besamos y te tomé nuevamente de las manos y te dije Diviértete. Tu solo pudiste decir: tú tambien.

Crucé la puerta y antes de bajar las escaleras te miré, tus ojos tristes. Tu me veias como si quisieras recordar por siempre esa imagen de mi yendome, y me giré bajando las escaleras. Tu te quedaste observandome mientras bajaba, solo hasta cuando desaparecí entre los escalones cerraste la puerta.

Yo sufrí y sufriré por siempre esta pérdida. Este amor que nos dimos.

Mi madre me ha dicho que confíe en Dios, que el sabe porqué hace las cosas y que yo desconozco el futuro, que tal vez con el tiempo valoremos lo que tuvimos y hagamos lo posible por estar juntos de nuevo. No quiero seguir mi vida esclavizada a esa esperanza. Pero de que te amo, de que gané más de lo que siento que he perdido, de que Dios me regaló la dicha de conocerte... De que te amo y te amo y te amo... De eso, no hay duda.

Ve, GZ, ve y triunfa y se feliz!... Todo te va a salir bien, estoy segura.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post